SE ELIMINA MÁS GRASA CORPORAL CORRIENDO EN CLIMAS FRÍOS O CALUROSOS?

Muchos son los mitos a la hora de realizar ejercicio y de consumir alimentos en épocas del año, uno de ellos es que aguantar hambre en exposición a bajas temperaturas hace que gastemos más calorías y por tanto quememos grasa, por tanto, analizaremos la veracidad de estos comentarios que cada vez son más comunes.

Lo primero a definir es que nuestro metabolismo regula la temperatura, para hacernos a una idea, nuestro cuerpo funciona similar a un sistema de calefacción, es decir, cuando hace frío activa sus mecanismos para generar calor y cuando hay altas temperaturas regula el exceso mediante sudor, por eso, es normal que si estas en una zona costera sudes más de lo normal sin realizar ninguna actividad, es tu cuerpo regulando la temperatura.

Es importante, anotar que el frío hace que consumamos más calorías, ¿Por qué se da? por una reacción normal, los alimentos tienen calorías lo que proporciona más calor al cuerpo y por ende en situaciones de bajas temperaturas acudimos a los alimentos como fuente de calor.

QUEMAR GRASAS EN CLIMAS FRÍOS

Estar en climas fríos hace que incrementemos la presencia de ácidos grasos en el torrente sanguíneo, lo mismo que ocurre cuando hacemos ejercicio. Sin embargo, ambas actividades no están correlacionadas. Varios estudios científicos publicados en la revista de Medicina Deportiva bajo el título Physiology of Exercise in the Cold en los que pusieron a hacer ejercicio a 0°C y a 22°C a ciclistas pudieron demostrar que hubo una mayor utilización “quema” de grasas a 22°C que a temperaturas inferiores. En otro estudio a nadadores profesionales realizaron su actividad en aguas a temperatura de 18°C y de 28°C y se pudo demostrar que había mayor concentración de ácidos grasos en sangre a 28°C.

Entonces, parece que hacer ejercicio en climas fríos hace más retadora la quema de grasas, esto se explica debido a que la hormona del crecimiento promueve el uso de tejido adiposo y sometida a temperaturas más cálidas se secreta dicha hormona lo que se asemeja a la temperatura de la piel, mientras que bajas temperaturas genera vasoconstricción -cuando los vasos sanguíneos se estrechan para que fluya menos sangre- sobre el tejido adiposo

CONCLUSIÓN

Estar expuestos al frío hace que consumamos más calorías y por tanto quememos más, parte de ellas son grasas, pero será más fácil para el cuerpo “quemar” grasas cuando hacemos actividad física en un ambiente que se asemeje a la temperatura de la piel.